domingo, diciembre 30, 2012

CAPÍTULO 18


Antes de que empecéis a leer la novela, quería deciros unas cuantas cosas.
La primera, gracias. Gracias por serme fiel y seguir leyendo esta novela hasta el final, a pesar de que he estado mucho tiempo sin escribir capítulos.
Por favor, ahora más que nunca necesito vuestra opinión. No quiero seguirla si no la va a leer nadie, ya que he perdido lectores durante este tiempo. Y por eso os pido un pequeño comentario, aunque sea un "síguela".
Sólo os pido eso, vuestra opinión, luego ya podéis hacer lo que os de la gana. Dejarla de leer, no comentar...
La segunda, he cometido algunos errores durante la novela, y estos son en los que me he fijado:
-Londres no está en la costa. Sin embargo, en el capítulo 17 los personajes van a la playa. Espero que no me odiéis por eso, pero a ver... ¿qué es una novela sin playa? (pregunta retórica, eh).
-El otro error es que el señor Watson, padre de Melody y Bryan, dijo en un momento que la casa ya estaba alquilada, y luego que no. Lo quiero corregir: AÚN NO ESTÁ ALQUILADA, ha sido un pequeño error de esta retrasada mental, o sea, mua.
Eso es todo, aquí tenéis el capítulo 18. Espero que os guste y lo disfrutéis como yo lo he hecho escribiéndolo.

HARRY STYLES

«¿Qué ha pasado, Mel?» respondí a su tweet con interés.
«Ya sabes, lo que te estuve contando ayer» contestó al segundo.
«¿Quieres ir a dar una vuelta, mientras hablamos sobre el tema?» me atreví a escribir, sabiendo que las fans estaban leyendo la conversación y algunas crearían rumores como «la nueva novia de Hazza» o algo parecido.
Aún sorprendido por su aceptación, salí de casa y fui en busca de Melody. Aparqué mi coche en frente de su casa y observé como se acercaba desde la ventanilla.
-Hola-saludó nerviosa.
-Buenas-le di dos besos, mientras que a ella le temblaban las manos-¿vamos en coche o prefieres ir andando?
-Prefiero ir andando, a menos que el lugar al que quieras ir esté lejos.-dijo con una mueca. Sonreí y empezamos a caminar hacia el centro de la ciudad-Bueno, cuéntame. ¿Ha pasado algo malo?-pregunté recordando su tweet.
-Me ha llamado.-dio un leve suspiro y bajó la mirada hacia el suelo. Supuse que hablaba de su ex novio, Adam. Hice una señal de que prosiguiera-Me ha dejado claro que nunca sintió algo por mí, que sólo me utilizó para pasar el rato. Es como una de esas películas americanas, dónde los jugadores de fútbol ligan con las chicas más populares del instituto, se tiran a una, se hacen novios,  y luego las engañan sin que ellas se den cuenta.
No sabía el por qué, pero se me partía el alma verla así. Mientras caminábamos, me contaba anécdotas sobre Adam y ella. A pesar de que él fuera un gilipollas por haberla engañado, parecían la pareja perfecta. La pareja que yo siempre quise formar con la chica adecuada.
Llegamos a nuestro destino y nos sentamos en la terraza de un restaurante llamado «Hush», para así tomar el aire mientras charlábamos.  El camarero llegó y nos tomó nota. Pedimos el mismo menú y no tardó en volver con nuestros respectivos platos.
-Y bien, ¿qué piensas hacer con Adam?-pregunté mientras le ponía una salsa rara a las patatas fritas-Quiero decir, ¿piensas vengarte de alguna forma, por lo que te ha dicho y hecho durante este tiempo?
-Creo que no. No pienso malgastar más tiempo por ese… idiota. Ya lo he dejado, y ahora soy libre. Voy a empezar desde cero si hace falta para olvidarme de él-dijo convencida de sus palabras.
-Mierda-solté. Mel estalló a carcajadas mientras se levantaba y acudía a mi rescate.
-Estás rojo como un tomate-dijo aguantándose la risa. La fulminé con la mirada.-Toma, bebe agua.
-Casi me ahogo, y tú aquí riéndote de mí…-me hice el ofendido, pero al segundo estallamos a carcajadas los dos.
-Lo siento-dijo con una sonrisa-no he podido contener la risa.
-No le des importancia. Así al menos tendrás alguna anécdota que contar de mí.
Acabamos de cenar y fuimos a la entrada del restaurante. Me negué a que Melody pagara la cuenta, aunque me advirtió que pagaría ella la siguiente vez. «Así que habría siguiente vez… ¡Genial!» pensé inconscientemente.
-¿Quieres que vayamos a dar una vuelta, o ya estás cansada?
-Las chicas han salido a cenar con tus amigos, así que no me importaría quedarme un rato más paseando contigo-sonrió.  Le devolví la sonrisa y empezamos a caminar sin rumbo fijo.
-¿Qué te parece si vamos a la playa?-pregunté-Tranquila, a pesar de que sea un poco tarde, habrá bastante gente paseando aún.
Ella asintió. Al llegar, vimos que habían montado paradas en el paseo. Dejé a Melody visitando esas paradas mientras compraba dos helados en la heladería de en frente. Al llegar, ella no notó mi presencia. La observé durante unos instantes, mientras ella se probaba un collar de plata.
-Ya estoy aquí-dije poniéndome junto a ella. Observé el collar, era una especie de flor rara, o eso creía-¿Qué es eso?-pregunté.
-Es un nudo perenne del amor, conocido más como nudo celta. El nudo no se puede deshacer. Este símbolo era intercambiado por los amantes en señal de que su relación era para siempre. Representa el complemento, el apoyo y la fusión de la pareja.-me explicó como si fuera una experta en esas cosas.
-Interesante.-respondí después de su pequeña teoría rascándome la barbilla. Ella soltó una pequeña risa y suspiró. –Sabes, me gusta el nudo celta y su significado.
-Sí, a mí también me llama la atención… Me compraré uno cuando encuentre a mi media naranja, y creo que para eso, deberán pasar al menos doce años.-dijo y reímos los dos. Seguimos paseando por la playa hasta que decidimos volver a casa. Notaba que Melody estaba cansada de tanto caminar, aunque ella lo renegaba. Y a pesar de que ella me lo quería impedir, llamé a un taxi y llegamos a su casa.
-¿Cómo te lo has pasado?-pregunté mientras nos acercábamos al porche de su casa.
-Fenomenal-respondió -Gracias por todo, Harry.
-No me las des, para eso están los amigos.-la sonreí-Bueno, creo que debo marcharme ya… Si necesitas cualquier cosa, no dudes en llamarme ¿vale?-ella asintió.
Dudé unos instantes. Sabía que eso no era una cita, sino una «cena entre amigos», pero tenía unas ganas irremediables de besarla. Y si no lo hacía ya, iba a estallar.
-Adiós Mel.-pero me contuve, y le di dos besos en la mejilla.
-Adiós Harry, ya nos veremos.-sonrió y esperó hasta que me montara en mi coche. Nos despedimos por última vez con la mano y arranqué el coche. 

___

Fin. Ahí os lo dejo, ahora lo de seguir leyéndola está en vuestras manos. Si no queréis que os avise más, hacédmelo saber. Espero que os haya gustado. Y en fin, las votaciones aún siguen en la página, votad si la sigo o no. Quiero comentarios, porfaplis.
Os quiero, xx.





domingo, octubre 28, 2012

¿CONTINUO CON LA NOVELA?

My lofs, quería deciros que me estoy pensando lo de seguir con la novela. Como ya sabréis algunos, la dejé este verano por algunos motivos. Y me lo he estado pensando, y digo... "¿Por qué no la continuo? A lo mejor hay directioners que estén dispuestas a seguirla leyendo." Y quería que me resolviérais esta duda, ¿la queréis seguir leyendo? Si es así, me encantaría que me dejárais un comentario aquí, en Tuenti, un mensaje privado, una mención en Twitter... Lo que sea, con tal de que me diérais vuestra opinión. Sinceramente, a mí no me importa lo que digáis, sólo quiero recopilar vuestras votaciones, y si la mayoría quiere que la siga escribiendo, estoy dispuesta a hacerlo.
Bueno, sólo era eso. Que tengáis un buen día todos, os quiero. x

sábado, junio 16, 2012

CAPÍTULO 17

WON'T STOP 'TILL WE SURRENDER...

MELODY WATSON

Ya era hora de comer y grité a las chicas y a mi hermano para que salieran del agua.
-¿Qué quieres?-dijo Bryan abrazándome para mojarme. Sabía que no me gustaba que me hicieran eso.
-¡No me mojes!-dije pegándolo en el brazo suavemente.-Tengo hambre.-hice cara de cachorrito mientras seguía en sus brazos.
-Tú siempre con hambre.-me fulminó con la mirada.-Venga, os invito a ese restaurante de allí.-dijo señalando una pizzería. Las chicas y yo sonreímos y recogimos nuestras cosas. Caminamos hasta el paseo de la playa y entramos a la pizzería. April y yo compartimos una de 4 quesos, Emily y Adele una tropical y mi hermano una de barbacoa. Comimos tranquilamente fuera del restaurante, dónde tenía más vista al mar. Al acabar nos pedimos unos helados y estuvimos un rato hablando sobre los chicos, los “One Direction”.
Al parecer a todas les caían bien, hasta a mi hermano. Pero él nos confesó que le gustaba Britney. Nosotras nos hicimos las sorprendidas, aún sabiendo la respuesta desde que se conocieron. Se le notaban en la mirada que se querían.
-¿Y por qué no la invitas a cenar o algo?-dijo Adele lamiendo sus labios llenos de chocolate.
-Lo haría. Pero desgraciadamente no tengo su número de teléfono.-contestó él con mirada triste. Me daba pena.
-¡Ostia! Yo si que lo tengo. Me lo dio cuando me la presentó Harry el día de la piscina.-dije buscando mi móvil en el bolso.-Toma, es éste.
-¿Te he dicho alguna vez que te amo, mi preciosa hermanita?-dijo Bryan sonriéndome y dándome un pico.
-¡Bryan qué haces!-grité algo cabreada. Las chicas rieron a causa de mis aspavientos.-No hace gracia.-les dije fulminándolas con la mirada.
Bryan pidió la cuenta al camarero y nos fuimos a la parada del autobús. Nos subimos y al rato llegamos a casa.
-¡Papá ya hemos llegado!-grité dejando las cosas en mi habitación.
-Hola cielo. ¿Os lo habéis pasado bien?-dijo besando mi frente.
-Sí. Hemos ido a la playa y hemos comido allí con las chicas.-dije sonriéndolo.
-Me alegro que os lo hayáis pasado bien. Tengo que hablar contigo y con tus amigas. Tengo una buena noticia. Duchaos y más tarde hablamos.-le sonreí y salió de la habitación. Las chicas subieron las escaleras y entraron en mi habitación.
-Emily, April, duchaos aquí, ya os dejo yo algo para poneros. Mi padre nos tiene que decir algo “importante”.-dije haciendo comillas con los dedos. Ellas asintieron.
Primero se duchó April en el baño de Adele, y Emily en el mío. Les dejé ropa y se secaron el pelo en mi tocador. Al acabar, las chicas se sentaron al sofá y yo fui a llamar a mi padre.
-Papá ya estamos listas. ¿Nos vas a contar ya la nueva noticia?-él quitó la mirada de su ordenador y dejó de escribir. Asintió sonriéndome y se levantó.
-Bueno, lo que quería deciros es que...-dijo mi padre sentándose en el sofá de enfrente.-He hablado con el padre de April, y me ha dicho que ha contratado a un productor de cine de Estados Unidos. Por lo tanto April y Emily se quedarán solas en casa. Y hemos pensado que, como tu hermano ya es mayor de edad, le podríamos alquilar una casa... En la que podríais quedaros vuestras amigas y tú. Iba a alquilarla antes de que vinierais a Londres... Pero no sabía si aceptaríais la idea.
-¿En serio?-dijo April sorprendida.-¿Vivir con mis mejores amigas y con el hermano pesado de Melody? Es uno de mis sueños.-Abracé a mi padre dándole las gracias mientras las chicas hablaban sobre cómo sería la decoración de “nuestra” nueva casa.
-¿Yo también voy o me quedo aquí?-preguntó Adele con una mueca.
-Adele, tú te vienes con nosotras. Ya te aceptamos como a una hermana en nuestro grupito.-dijo Emily sacándola la lengua. Adele sonrió.
-¿Y cuando alquilarás la casa?-pregunté a mi padre.
-Ya está alquilada. Sólo necesito que firméis unos papeles en la agencia y en unos cinco o séis días será vuestra casa.-sonreí.
-¿Bryan lo sabe?-pregunté curiosa.
-Lo sabe desde el primer día que vinisteis. Pero le dije que no os dijera nada de momento.
-Será capullo...-dije por lo bajini maldiciendo a Bryan.
-¿A que cambio de opinión y no os alquilamos la casa?-preguntó mi padre. Negué con la cabeza.-Pues no digas tacos.
-Vale, vale. Sólo faltaba decirme que le pida perdón al niño ese.-dije fulminándolo con la mirada.
-Pues ya estás tardando bonita.-dijo Bryan con sonrisa sarcástica mientras bajaba las escaleras.
-Genial. ¿Por qué siempre la tengo que fastidiar? Siempre que hablo de alguien aparece esa persona al segundo.-dije frunciendo el ceño.
-Eres gafe.- dijo Bryan picándome.
-Bryan, no me busques que me vas a encontrar, en serio.-respondí cabreada. Odiaba que Bryan me picara, era mi hermano y no me gustaba llevarme mal con él. Siempre acabábamos peleándonos por tonterías.
-Déjala Bryan. Ya sabes lo que pasó en España, no dejes que se vuelva a encerrar en su cuarto como siempre para maldecir su existencia cada día. Y menos por vuestra relación, que vale más que cualquier cosa.-dijo Emily mientras yo me dirigía a mi cuarto.
Varios minutos después, las chicas subieron a mi cuarto. Emily y April se iban a casa del padre de April. Me despedí de ellas y estuve el resto de la tarde con Adele, viciándome al Twitter como de costumbre, mientras ella miraba un programa en MTV.
-Anda mira. Nuestros amigos.-dijo Adele señalando la pantalla del televisor. Salía el vídeoclip de los One Direction cantando One Thing.
-Guay.-respondí alzando un pulgar.
-¿No te gustan?-preguntó bajando el volumen del televisor.
-Bueno, no es que no me gusten, son majos y eso. Pero no sé, no es el tipo de música por la que me vicio a escuchar. Así que ni me van ni me vienen.-contesté mirando la pantalla con una mueca. Harry salía fenomenal en el vídeoclip. Cualquier fan de ellos se reiría de mí, parecía que vivía debajo de una roca al no saber ni que existían esos cinco chicos. Miles de ellas desearían verlos, y yo tengo el número de teléfono de uno de ellos. Soy de lo que no hay.

HARRY STYLES

-Chicos, yo entro a casa ya. Mañana tenemos una entrevista con MTV, necesito descansar un rato. Encantado de conocerte, Nelly.-me levanté de la hamaca y me dirigí a mi cuarto. Hice una ducha rápida y me estiré en la cama.
En verdad no estaba cansado, pero necesitaba pensar. Y delante de los chicos era imposible. Siempre se me notaba que me pasaba algo.
En aquel instante, sólo se me pasaba por la cabeza una cosa. Más bien dicho, una chica: Melody.
¿Por qué pensaba en ella? Es una desconocida. Bueno, he estado dos días junto a ella, pero eso no significa que la conozca desde siempre. Me ha explicado cosas de su vida privada, como lo del Adam ese, y eso quiere decir que me ha cogido confianza, ¿o no?. El caso es que nadie coge confianza así por las buenas a cualquiera, nunca sabes si van a ir por ahí contando todo lo que tú dices. O a lo mejor sólo necesitaba desahogar sus penas conmigo. En fin, cosas de chicas.
-Nelly ya se ha ido. Y los chicos y yo hemos pensado en cenar fuera. ¿Te apuntas?
-Louis, mi amor. ¿No sabes picar la puerta antes de entrar? Imagínate que estuviera desnudo, qué pocavergüenza tienes.-dije haciendo gestos de chica.
-No sería una novedad. Bueno, ¿te apuntas verdad?-dijo moviendo las cejas de arriba a abajo.
-No tengo ganas. Id vosotros.-me acomodé en la cama y cogí mi teléfono.
-¿En serio? ¿Qué te pasa Harry? Últimamente estás muy raro. No sales a la calle, ni hablas con ninguno de nosotros. Habrás quedado con alguna chica ¿verdad?-preguntó con cara de preocupado.
-No me pasa nada Louis. Y no, no he quedado con ninguna chica. Es más, ya no me quedan más números. Mañana pediré a las del público sus teléfonos, tranquilo.-si no le mentía, no se iba. Y no quería que se preocupara por mis tonterías. Ni siquiera yo mismo sabía qué me pasaba.
-Está bien. Nos vemos luego mi pequeñín.-dijo cogiéndome de las mejillas.
-Louis, pírate.-me miró con mirada fulminante y se fue. ¿Y qué hacía yo ahora? Ni salir con chicas quería.
Entré en Twitter con mi móvil. Y como de costumbre, miles de directioners me habían mencionado y seguido. Visité el perfil de Zayn, que había retwitteado a algunas directioners. Me fijé en uno de los tweets, que decía así:

* Algo que parecía fuerte y eterno se ha convertido en un "Hasta siempre, cuídate y se feliz". *


_____

Y fin. Bueno, sé que nadie va a leer éste capítulo a la 1 de la madrugada. Pero en fin, lo he subido por si hay alguien despierto y que esté tan aburrido que se pone a leer mis idioteces, y también para agradecer a toda la gente que visita mi blog, ¡10.000 visitas! Quién lo iba a decir *-*. Espero que os haya gustado y tal. ¿Habéis visto la foto de abajo? Es el nuevo tatuaje de Harry, es que me lo como eh. Necesito vuestros comentarios como el aire que respiro, así que no dudéis en comentar. Se os quiere my lofs <3.






martes, junio 12, 2012

CAPÍTULO 16


(Narra Adele)

Por más que quisiera estar a su lado otra vez, no podría. Como decía Melody, son famosos. Y nosotras gente normal y corriente. No podrían malgastar su tiempo libre en nosotras. Somos unas simples fans y siempre lo seremos.
-Chicas, entendedlo. Hemos participado en un concurso en el que el premio era pasar un día junto a ellos, no estar cada día pegadas a ellos. Yo no los conozco de mucho, pero me han caído bien, y sé que si nosotras a ellos también, algún día nos llamarán o algo.-dijo Melody intentando hacernos entrar en razón. Llevábamos todo el día quejándonos, ya que queríamos verlos otra vez. Pero eramos bastante maduras para comprender que ellos tenían una vida diferente a la de nosotras.
-Tienes razón.-dijo Emily poniendo los ojos en blanco.
-Bueno, y alegrad esas caras. Hemos venido a Londres para disfrutar de las vacaciones, no para amargarnos.-continuó Melody. Asentimos todas y nos levantamos del sofá.
Ayer vinimos tarde del Centro Comercial con los chicos, por lo que April y Emily se quedaron a dormir en casa de Melody con el permiso de su padre.
-Bueno, ¿y qué podemos hacer ahora?-preguntó April haciendo una mueca.
-¿Vamos a la playa? Hace muy buen día.-contestó Emily recogiéndose el pelo en una coleta desenfadada. Asentimos y nos dirigimos a la habitación de Melody.

(Narra Melody)

Les dejé un biquini a April y a Emily y nos cambiamos. Antes de salir de casa, le pregunté a Bryan si quería venir con nosotras. Se había viciado como siempre a sus dichosos vídeojuegos y tenía que salir de casa, o al menos tomar el aire un rato. Me acordé de que mi padre no estaría en casa, así que le dejé un post-it en la nevera, haciéndole saber que no estaríamos en casa, por si llegaba antes que nosotros. Cogí mis cosas y salimos de casa. Caminamos hasta la parada de autobús, ya que la playa nos pillaba bastante lejos. Diez minutos después se acercó uno y subimos los cinco.
Yo me senté sola. Quería ordenar en mi mente todos los momentos que pasé ayer, con Harry. No sabía porqué pensaba en él, se podría decir que le cogí confianza y cariño, pero para hacerme amiga de él en tan poco tiempo sería una cosa un tanto imposible. Seguía siendo un desconocido para mí, pero sentía que nos conocíamos de toda la vida. Cosa que no era cierta.
Me sumergí en mi música durante todo el camino, como siempre. En esos momentos necesitaba estar sola. Necesitaba pensar. ¿Y en qué? Pues en Adam.
Sí, no debería hacerlo, pero era inevitable. Simplemente porque cuando le cojo cariño a alguien no dejo de pensar en esa persona. Y por eso odio ser tan débil y sensible, dejo que mis sentimientos respondan por mí y al final acabo herida.
Dejé de pensar. No quería comerme la cabeza con mis presentes problemas. A la próxima parada teníamos que bajar, así que apagué el iPod y lo guardé en mi bolso junto a los cascos. Me levanté del asiento y las chicas y mi hermano me imitaron. Caminamos como pudimos entre la muchedumbre que había en el autobús y nos paramos en la entrada. Segundos después, se abrieron las dos puertas y salimos de allí.
Después de preguntar la dirección de la playa a varias personas que caminaban tranquilamente por la calle, la encontramos. Yo sabía que estaba en ese barrio, pero no me acordaba de todo el recorrido. Fuimos al mismo sitio en el que nos sentamos Harry y yo y dejamos caer nuestras cosas sobre la arena.
-¿No te bañas?-dijo April mientras me ayudaba a colocar mi toalla.
-No tengo ganas, quizás más tarde.-le sonreí y se fue con los demás al agua.

(Narra Liam)

-¿Vais a estar todo el día encerrados en casa?-dije levantándome del sofá. Estaba realmente aburrido y hacía una calor tremenda. Y a los chicos no se les ocurrió nada mejor que pasar el día vagueando y jugando a la Xbox.
-No tenemos nada que hacer.-me contestó Harry vagamente. Los demás asintieron dándole la razón.
-Buenos, pues yo me voy a dar una vuelta. Aquí os quedáis.-dicho esto cogí mi móvil y salí de casa antes de que me dijeran algo.
Me puse la capucha y caminé sin destino alguno. No sabía donde podría ir, así que decidí ir a tomar algo a la cafetería más cercana que encontrase.
Una ráfaga de viento inesperado hizo que mi capucha se quitara en cuestión de segundos, dejando ver mi rostro a todo Londres. Ya era demasiado tarde cuando un grupo de chicas extranjeras se fijaron en mí, asombradas. No sabía si correr o quedarme allí. Al final opté por correr, ya que cada vez se acercaban más a mí.
Me puse la capucha de nuevo y corrí como si la vida me fuera en ello, escondiéndome en una calle desierta. Hasta que choqué con alguien y caímos los dos al suelo.
-¡Au!-dijo la chica que estaba a mi lado. Se había hecho una herida en el codo.
-Lo-lo siento. Unas fans me estaban persiguiendo y no veía por dónde iba.-me levanté y la ayudé a levantarse a ella. Recogí sus cosas del suelo y se las dí.
-No pasa nada, pero a la próxima ten más cuidado. ¿Y dices que unas fans te estaban persiguiendo?-dijo extrañada. Me quité la capucha de nuevo y abrió los ojos como platos.-Entiendo.
-¿Te has hecho mucho daño?-dije cogiéndola el brazo con cuidado.
-Sí, bueno. Voy a casa y me curo esto, tranquilo.-contestó tocándose el codo suavemente. Negué con la cabeza y la cogí de nuevo el brazo.
-Ha sido mi culpa. Lo mejor será que te acompañe a urgencias.-después de insistir varias veces, me dejó acompañarla a urgencias. Por el camino le conté anécdotas sobre los chicos mientras que ella estallaba a carcajadas. Dijo que era fan de nuestra banda, pero no estaba obsesionada con nosotros como la mayoría de las directioners.
Llegamos a urgencias y le curaron algunas heridas del brazo. Al salir, la invité a tomar algo en un Starbucks cerca del London Eye.
-Gracias Liam.-dijo ella mientras se sentaba en la silla, sonrojada.
-No hay de qué. Te lo debía.-contesté sonriéndola.-Por cierto, aún no me has dicho tu nombre
-Me llamo Nelly.-contestó con una gran sonrisa.
Estuvimos un rato hablando de nuestras cosas. Nelly era una gran chica. Ya la consideraba una amiga para mí.

(Narra Louis)

-¿No creéis que Liam tiene razón?-dije acomodándome en el sofá al lado de Harry.-Quizá deberíamos salir un poco a tomar el aire.
-¿Pero qué más da si no salimos un día? Estamos de vacaciones.-contestó Zayn.
Asentí dándole la razón y seguí jugando a la Xbox con Niall. Zayn estaba estirado al sofá de al lado escuchando música, y Harry con su móvil en Twitter, como de costumbre.
-¿Qué escribes?-dije observando su pantalla.
-No mires.-contestó Harry escondiendo su móvil detrás suyo.-Estoy respondiendo mensajes de mis fans.-esbozó una sonrisa.
-Como no. ¿Pidiéndoles su número de teléfono verdad?-pregunté arqueando las cejas.
-Eh... No.-contestó no muy seguro.-He cambiado.
-Ya, ya. Eso no te lo crees ni tú.-dije revolviéndole el pelo.-Pronto encontrarás a tu princesa. Estoy seguro.-me miró ofendido, pero luego sonrió.
Ya era la hora de comer y los chicos teníamos hambre, aunque el que más tenía era Niall, obviamente. Obligamos a Harry a que nos hiciera algo de comer y se levantó sin rechistar. Alguien picó a la puerta y fui a abrir, supuse que era Liam.
Al abrir me encontré a una chica bastante guapa y a Liam a su lado. Sonreí y les dije que pasaran. Se sentaron al sofá aún con las manos entrelazadas.
-¿Y tu eres...?-pregunte sonriéndola y observando sus manos.
-Es Nelly.-contestó Liam colorado apartando su mano.-Me choqué esta mañana con ella y la acompañé a urgencias a que le curaran las heridas.
-Y después me obligó a venir aquí.-dijo ella sonriendo. Liam asintió y ella saludó a los demás. Estuvimos hablando un rato con ella hasta que entró Harry al salón.
-¿Qué me he perdido?-dijo Harry mirando a Nelly de arriba a abajo extrañado.
-Ésta es Nelly, nueva amiga de Liam. Y más adelante nuestra cuñada.-contesté yo señalándola. Liam me dio un codazo y todos reímos.-No preguntes de que la conoce, es una historia muy larga. Sólo te digo esto: chocar, urgencias, amor.
-Nelly, ¿te quedas a comer?-dijo Liam cambiando de tema.
-No quiero molestaros. Pero gracias igualmente.-contestó ella con intención de irse.
-No molestas. Vamos, quédate.-dijo Niall sonriéndola.
-Está bien.-contestó ella después de que insistiéramos tanto.
Comimos haciendo tonterías como de costumbre, mientras Nelly se descojonaba de nosotros. Estaba llorando de la risa y todo. Al acabar, decidimos bañarnos a la piscina un rato.
-Chicos, yo no tengo bañador.-dijo Nelly haciendo una mueca.
-Pues báñate...
-Tranquila, seguro que mi hermana se habrá dejado alguno en mi cuarto.-dijo Niall interrumpiendo a Harry, sabiendo sus intenciones.
Nos fuimos a cambiar y esperamos a Nelly.
-Ya estoy. Gracias Niall.-dijo ella con una sonrisa.
-No hay de qué.-contestó él.
Salimos al jardín y nos tiramos a la piscina. Hacía bastante calor. Yo intentaba ahogar a Harry, Niall insistía a Zayn para que se soltara del borde de la piscina y Liam le tiraba agua a Nelly mientras ella se defendía.

_______

Y... ¡FIN! ¿Qué, os ha gustado? Espero que sí jajaj(: Bueno, quería pediros perdón por no haber subido más capítulos... Pero la buena noticia es que... ¡SUMMER PARADISE! O sea, eso significa que... Podré subir dos veces a la semana, o quizás tres o cuatro (?) No sé, no sé. Quién quiera más capítulos, que se lo gane ¬¬' (comentando jijij). Bueno os dejo ya, comeeeeentad. Muaks, love ya!



viernes, mayo 11, 2012

CAPÍTULO 15


(Narra April)

-¿Quién eres?-pregunté extrañada. No respondí de manera correcta, pero quería saber quién era antes de pedirle perdón por haberle chillado.
-Soy Louis. Bueno, yo... Mel me dio tu número.-dijo nervioso.
-Ah, hola Louis. Siento haberte gritado, pero Bryan me saca de mis casillas cuando quiere...-dije fulminándolo de nuevo con la mirada mientras éste reía.
-No pasa nada, mujer. Bueno, te llamaba porque no tengo nada que hacer. Quiero decir, no tenemos nada que hacer.-corrigió.-Y me preguntaba si queríais ir con nosotros a dar una vuelta por el Centro Comercial.
-¡Claro que quiero! Osea, queremos.-corregí al igual que él.-¿Nos pasáis a buscar?
-Sí. En 10 minutos estamos ahí. Hasta ahora.-colgó antes de que pudiera despedirme.
Guardé su número de teléfono por si algún día de estos lo necesitaba. No, mentira. Para molestarle cada día. Me acerqué a Emily y a Adele y les dije que los chicos querían quedar, y éstas sonrieron. Se les notaba que también tenían ganas de verlos, pero en especial a uno. Adele a Niall. Y Emily a Zayn.
-¿Y yo no puedo ir?-dijo Bryan cruzándose de brazos y haciéndose el enfadado.
-¿Y si no viene Britney qué?-preguntó Emily dándole un pequeño codazo.
-Ni que fuera por Britney.-contestó Bryan mirando hacia otro lado disimulando.
-Ya ya, no te lo crees ni tú.-dijo Adele riendo. Él la fulminó con la mirada y ella paró de reír.-Bueno, yo me voy a cambiar. Ahora vuelvo.
Adele subió las escaleras y se dirigió a su cuarto.

(Narra Melody)

Después de comer, salimos del restaurante y nos dirigimos hacia la playa. Nos adentramos en ella y nos sentamos en la suave arena. El agua brillaba gracias a los rayos de Sol. Sentía tranquilidad y libertad en mí en esos instantes. Harry sonreía de costado, y yo hacía lo mismo. Apoyaba sus muñecas en la arena y miraba hacia arriba. Con la vista perdida entre el cielo y las esponjosas nubes. Estábamos en silencio, pero no incómodo, al contrario, nos sentíamos bien con el momento, o al menos yo.
-Harry...-empecé a hablar.-¿Por qué me has traído aquí? Quiero decir... No es que no me guste estar contigo, pero no me conoces de nada.-dije con una leve mueca.
-No sé... La verdad es que en el vídeoclip del concurso me diste buena impresión a primera vista. Y me gusta hacer buenas amistades, es mi manera de no desperdiciar el tiempo.-lo último lo dijo guiñándome el ojo. Yo me sonrojé.
Empecé a pensar que Harry se había ganado parte de mi corazón, aunque nos conocíamos de hace apenas dos días. Pero siempre que me sonreía o simplemente me observaba, algo en mí hacía sentirme bien a su lado. Me sentía yo misma. No hacía falta ocultar mis sentimientos delante de él.
Vale, quizá no vaya repartiendo amor entre la gente y tal. Quizá sea difícil hacerme sonreír. Pero él lo conseguía. De tal manera que cogerle cariño en tan poco tiempo era de lo más posible.
-¿Quieres dar un paseo por la orilla?-dijo interrumpiendo mis pensamientos.
-Claro, vamos.-se levantó y extendió la mano para ayudarme. Me levanté y nos acercamos a la orilla. Fuimos paseando por la orilla, cogidos de la mano.

(Narra Emily)

-¡Bryan date prisa o nos vamos sin ti!-dije echándole prisa mientras Adele bajaba las escaleras.
Las tres íbamos vestidas con una camiseta básica y unos shorts. Sencillas, pero monas. Cogí mi bolso y salí al jardín con las chicas, esperando a que saliera Bryan.
Alguien tocó el cláxon repetitivas veces y giré la mirada para ver quién era el malnacido que molestaba parte del vecindario. Retiré esos pensamientos al momento. Les había llamado malnacidos a mi banda favorita. “No puedes ser más tonta porque no naciste antes”-pensé.
Aparcaron el coche y se acercaron a nosotras. Nos saludamos todos y al rato salió Bryan.
-Hola chicos.-dije con una amplia sonrisa. Me fijé en Zayn y me sonreía de la misma manera. Me sonrojé y miré hacia otro lado. Bryan chocó su hombro contra los de los chicos dándose la mano. Sí, ese saludo raro entre “colegas”.
Adele se acercó a Niall y empezaron a hablar, sin descuidar el detalle de la dulce sonrisa que poseían los dos. Eran una monada.
April le sacó la lengua a Louis y éste la respondió con una de sus tonterías. Yo empecé a hablar con Liam, mientras Zayn me miraba sentado en un banco de piedra. Fumando.
-Bueno, ¿nos vamos ya o qué?-dijo Louis sacando las llaves del coche de su bolsillo.
-Vámonos.-contestó April sonriendo.-¿Puedo ir de copiloto? ¡Porfa porfa porfa!-dijo haciendo cara de cachorrito, suplicándole a Louis. Él asintió no muy seguro.
Éramos 8 personas, por lo que no cabíamos todos. Adele y yo tendríamos que sentarnos sobre el regazo de alguno de ellos. Como era de suponer, Adele se sentó encima de Niall. Yo miré a Zayn y él más de lo mismo, pero al segundo apartamos la mirada.
Zayn subió al coche y se sentó. Liam me dio un empujoncito para subir, maldecí ese movimiento, ya que choqué con Zayn, y subí. Le pedí permiso a Zayn para sentarme encima de él con la mirada, y éste asintió sonriendo. Me senté avergonzada y posó sus manos en mis muslos. Noté como mis mejillas enrojecían debido a ese movimiento.
Durante el viaje hacia el Centro Comercial, April y Louis iban haciendo tonterías con los demás, menos Zayn y yo. Estábamos distantes de los demás, con pensamientos infinitos a los que sumergirnos. Zayn a lo suyo y yo a lo mío.
Pensaba un poco en todo. En mi familia, en mis amigos de España... Y no cabía duda de que mi mente mencionó su nombre varias veces. Haciéndome pensar en que estaba cuerpo a cuerpo, a su lado. Tan sólo que sobraban finas telas entre nosotros.
Yo era dura de pelar, y mucho más con los chicos. Pero me atraían fácilmente, cosa que maldigo miles de veces.
Pensar en que tan sólo mirar su sonrisa me derretía, eso me daba miedo. Giré un poco la mirada para observarlo. Me miraba fijamente a los ojos con su sonrisa torcida. Le sonreí y miré de nuevo hacia adelante, ésta vez atendiendo a las tonterías que hacían los demás.
Al poco rato llegamos a nuestro destino y Louis aparcó. Salimos y nos dirigimos a la entrada. Y como no, Adele iba junto a Niall cogidos de la mano, algo que me sorprendió. April y Louis iban delante del todo haciendo el tonto, como saludar a la gente desconocida y saltar a lo Heidi.

(Narra Harry)

Durante el paseo por la orilla le pregunté miles de cosas, y ella respondía sin queja alguna. Por la cabeza iba rondándome la pregunta que le quería hacer desde que la conocí, la más importante para mí, pero no me atrevía. Y me asombró, ya que yo era un chico abierto y no tenía vergüenza alguna.
-Y... ¿Estás enamorada de alguien en estos momentos?-dije bajando la mirada. Era una pregunta un poco tonta, pero yo en esos momentos daría la vida por que la respuesta fuera “no”.
-Eh... No.-le costó responder. Pero yo sentí que me quitaba un peso de encima. Estaba claro que aquella chica despertaba algo en mí, algo que no conseguía saber qué era.-¿Por qué preguntas?-dijo extrañada.
-Por-por nada. Curiosidad.-respondí intentando sonreír, cosa que no dio el mejor resultado. Estaba nervioso y no sabía porqué.-¿Quieres que nos vayamos ya?
-Como quieras.-la iluminación que brillaba en sus ojos se apagó, pero sin faltar una media sonrisa forzada. Quizá quería estar más rato conmigo o quizá... “¿Cómo va a querer estar contigo Harry? No seas idiota.”-pensé. Melody era diferente a las demás chicas, le costaba mostrar sus verdaderos sentimientos y sus estados hacia la gente. La vergüenza se apoderaba en ella, era algo que no podía impedir. No le dí más vueltas al asunto y nos dirigimos hacia el coche.

(Narra Melody)

Me lo estaba pasando realmente genial con Harry, pero la última pregunta que me hizo me pilló un poco desconcertada y me dejó pensando todo el rato. ¿Por qué quería saber si estaba enamorada de alguien? Acababa de dejarlo con Adam, no podía enamorarme de alguien unos días después de cortar con él así como así. Aunque me gustó que preguntara eso, porque sentí que me quitaba un peso de encima, o que simplemente Harry se preocupaba por mí. Había olvidado a Adam, o eso parecía ser, y eso me agradaba.
No quería irme ya a casa, pero tampoco le iba a decir que nos quedáramos más rato, tendría cosas más importantes que hacer. Al fin y al cabo era cantante, a lo mejor tendría que ir a alguna entrevista o algo parecido. O vivir su vida, más bien dicho.
Salimos de la playa y nos dirigimos a aquel paseo rodeado de árboles y flores. Llegamos al coche y subimos. Yo aún estaba cansada a causa de la pequeña fiesta que montamos anoche en un parque público con Emily, April, Adele y los chicos, así que dejé caer mi cabeza sobre el lado izquierdo del asiento e intenté cerrar los ojos. Harry conducía mirando atento la carretera. Varios segundos después, el sueño se apoderó de mí.

________

¡Helloooooo! ¿Os ha gustado? Espero que sí. Bueno, perdón por tardar tanto en subir, mi vida es muy estresante y no tengo tiempo libre :/. Comentad/opinad/criticad porfa. Necesito que me digáis lo que tengo que mejorar o lo que está bien. Y aunque no lo creáis, este capítulo es más largo que los demás, estoy intentando hacerlos más largos, ya que me han dicho que los hago cortos. Y eso, votad en la encuesta hihi. :3
¡Besos! 



miércoles, mayo 02, 2012

CAPÍTULO 14


Me levanté y subí la persiana. Hacía un sol tremendo. Salí de la habitación hacia la cocina, tenía hambre y un dolor de cabeza terrible. Ayer estuvimos hasta tarde con los chicos haciendo el paripé. No sabía si se quedaron en casa o no; no recordaba casi nada. Mi móvil sonaba y sonaba sin parar, pero no tenía ganas de hablar con nadie recién levantada. Entonces recordé que Harry me había dicho que me iba a llamar. Fui corriendo hacia la habitación y contesté la llamada a tiempo.
-¿Sí?-contesté con un hilo de voz. Carraspeé varias veces seguidas para hablar normal.
-Hola Melody, soy Harry. ¿Te he despertado?-preguntó. Mi cara cambió al momento de estar cansada a feliz. Éste chico cambiaba mi humor fácilmente.
-Oh, hola Harry. No tranquilo, ya estaba despierta. ¿Cómo estás?-pregunté con una sonrisa.
-Bueno, pues con ganas de verte. Eh, quiero decir... ¿Cuando te paso a buscar?-dijo nervioso.
-¿Es que hemos quedado?-contesté con una sonrisa pícara.
-Sí, para comer. ¿No te acuerdas?-preguntó extrañado.
-Lo siento, no me acordaba. Ayer no volví a casa en buen estado que digamos.
-Ya veo.-rió-Bueno, ¿a la 1 te va bien? Te busco con mi coche.
-Claro, nos vemos.-dije sonriendo.
Colgué y abrí el armario. No sabía que vestirme, pero al final opté por una sudadera gris con un corazón color salmón y los pitillos y las Convers de conjunto (Ropa). Sólo iba a comer con Harry en algún restaurante, asique no hacía falta ir formal.
Me maquillé un poco y cogí mi cámara y mi bolso. Desayuné cereales y me despedí de mi padre, quería dar una vuelta antes de que viniera Harry a recogerme.
Salí de casa y me dirigí al centro de Londres. No había mucha gente, pero había buen ambiente. Hice fotos a todo lo que me encontraba y de repente me sonó el móvil. Era Emily.
-Melody Sophie Watson, ¿cuando pensabas decirnos que has quedado con Harold Edward Styles?-dijo en tono de enfado, pero a la vez riéndose. Esta chica no iba a cambiar nunca. De fondo escuché decir a April: “¡Eso, eso!”. Vaya par.
-Sólo vamos a ir a comer. ¿Y vosotras cómo sabéis eso?-pregunté curiosa.
-Nos lo ha dicho un pajarito. ¿Dónde vais a ir a comer?-dijo April.
-No lo sé, y no os importa. ¿Acaso nos queréis seguir?-dije picándolas.
-Que va, tenemos mejores cosas que hacer, tranquila. Ya no la molestamos más, señora ocupada. Adiós, ¡jum!-Dicho esto colgaron y empecé a reír a carcajadas. Las pocas personas que paseaban por la calle tranquilamente iban mirándome extrañados a causa de mi risa, pero no le dí importancia.
Eché las últimas fotos y volví a casa. No quedaban ni 5 minutos para que Harry llegara así que esperé en mi portal. En segundos apareció con su cochazo.
-¿Nos vamos ya?-me preguntó guiñándome el ojo.
-¡Claro!-le contesté sonriendo.
Subí al coche y miré a Harry. Me miraba con una sonrisa increíblemente perfecta dibujada en su rostro.
-Estás preciosa-dijo en casi un susurro. Me sonrojé y le devolví la sonrisa.
-¿Dónde vamos?-pregunté mientras arrancaba el coche y encendía la radio.
-Sorpresa.-contestó sonriendo. Insistí varias veces para que me dijera dónde íbamos, pero no obtuve resultado y me rendí. Sonaba la canción We Are Young de Fun. ft Janelle Monae. Mientras yo la tarareaba, Harry me miraba de reojo y sonreía.
-No me escuches.-dije colorada. Odiaba cantar delante de la gente, pero no lo podía evitar.
-¿Por qué? Cantas muy bien.-contestó riendo y revolviéndome el pelo.
-Sí ya, lo que tú digas.-reí sarcástica mientras me arreglaba mi pelo.
Estuvimos todo el trayecto en silencio, pero no fue incómodo. Él conducía atento mientras yo cantaba cada canción que ponían en la radio. Me daba vergüenza cantar delante de él, pero al fin y al cabo ya me escuchó en el vídeoclip del concurso.
Llegamos a nuestro destino y aparcó el coche. Salió y me abrió la puerta extendiéndome su mano para salir del coche.
-Gracias.-dije sonriendo.-¿Dónde vamos?-Caminamos por un paseo rodeado de árboles y flores. Salimos de ese pequeño paseo y entramos en una entrada que daba a la playa.
-Ahora verás.-dijo sonriéndome y cogiendo mi mano. A lo lejos se veía un pequeño restaurante frente a la playa. Al llegar, entramos y pidió una mesa reservada. Era un restaurante realmente bonito. Estaba decorado con cosas que hacían referencia a la playa: Peceras con caballitos de mar, cangrejos en la pared...
Nos sentamos en una mesa apartada de las demás y se acercó un camarero. Pedimos nuestros platos y se fue. Estuvimos hablando mientras esperábamos a que nos trajeran la comida.
-¿Ese no es Louis?-pregunté mientras señalaba a un chico que estaba en la entrada del restaurante hablando con uno de los camareros.
-Mierda.-dijo Harry poniendo sus manos en la cabeza.-No sé porqué le digo nada.
-¿Qué pasa?-pregunté extrañada. No lo entendía.
-Le dije que te llevaría aquí. Y seguramente nos ha seguido.-dijo suspirando.
-Tranquilo Harry, no le eches la culpa a él. A lo mejor viene acompañado de alguien...-dije sonriéndole. Louis se giró y sonrió. Se acercó a nosotros saludándonos con la mano, mientras que el camarero lo miraba extrañado. Supuse que iba sólo.
-¡Hola Mel! ¿Qué te trae por aquí?-dijo agachándose y depositando dos besos en cada una de mis mejillas. Le sonreí y le respondí el saludo con un abrazo.
-Eso digo yo, ¿qué haces tú aquí?-dijo Harry fulminándolo con la mirada.
-Tranquilo mi amor-respondió Louis acariciándole la mejilla-Venía por Mel, no por ti.
-Y... ¿qué quieres de mí?-dije riendo. El camarero venía con los platos en la mano. Los dejó en la mesa y se fue.
-Pues... ¿Me das el número de April por favor?-dijo colorado. Empecé a reír a carcajadas.
-¿Para eso vienes hasta aquí?-contesté aún riendo.
-Sí, es que los chicos y yo las queremos ver. Estamos muy aburridos.-dijo sonriendo.
-Toma.-se lo dí y me dio las gracias. Harry suspiró posando sus codos en la mesa y las manos en la cabeza.
Louis se despidió de nosotros y se fue corriendo. Ahora podía estar tranquila con Harry, sin más interrupciones.

(Narra April)

Después de estar toda la mañana aburridas, Emily y yo fuimos a casa de Mel. Nos abrió la puerta Adele y nos quedamos charlando las tres, junto a Bryan. Hicimos la comida entre los cuatro, ya que no queríamos molestar al padre de Mel. Estaba demasiado ocupado.
Nos pasamos la tarde mirando películas y jugando al “Uno”. Cuando me tocó coger carta me llamó alguien. Número desconocido.
-¿Digamelón?-dije sonriendo.-¡Eh Bryan, suelta mi carta!-lo fulminé con la mirada.
-Vaya, ¿así contestas tú las llamadas?-dijo alguien riendo al otro lado del teléfono .

_____

¡Hello! ¿Cómo estáis? Espero que bien:3. Bueno, he tardado mucho en subir capítulo, sí... No estaba nada inspirada ésta semana, y preferí no escribir antes de poner cualquier parida. Y eso, quería pediros un favor, ¿veis la encuesta de mi novela que hay en la barra lateral derecha? Me gustaría que votárais, si os gusta la novela o no. Espero que os haya gustado, y que comentéis. Que los comentarios me hacen feliz ¿Síp? :'). Venga, un beso cielitos míos. <3






miércoles, abril 25, 2012

CAPÍTULO 13


(Narra Harry)

Me identificaba demasiado con esa canción. Notaba que me faltaba algo, algo que necesitaba a diario. Seguía cantando con ella. La rodeé la cintura con mi brazo y nos movíamos al compás de la música, mientras los demás nos miraban. De vez en cuando, uno de ellos empezaba a silbar y a decirnos: “¡Eh parejita!”. Nos sonrojábamos, pero no le dimos importancia a ese comentario. Además, solamente éramos amigos...
Al acabar la canción, nos giramos y todos aplaudieron con fuerza. Vi cómo Melody se sonrojaba y se sentaba rápido en el sofá tapándose la cara con su largo cabello mientras una de sus amigas, Adele creo que se llamaba, le susurraba algo en la oreja. Era muy tímida, y eso me gustaba. No tenía ningún defecto, o eso al menos aparentaba. Era la chica que cualquiera desearía tener siempre a su lado. Aún no entendía porqué ese tal Adam le hizo tanto daño, ella era frágil y no se merecía sufrir por un chico tan idiota. Ninguna chica como ella se merecía el desprecio y la ignorancia de un imbécil como Adam.
Después de estar minutos sumergido en mis pensamientos sentado en el sofá, alguien llamó mi atención. Y como no, era el pesado Louis.
-¿Qué quieres?-dije con mirada fulminante, aunque no podía evitar sonreír. Estábamos sólo él y yo, no había nadie más en el salón. Y Louis seguía sin contestarme.
-¿Louis?-dije extrañado-¿Dónde están los demás?
-Ah, estábamos esperando a que volvieras al planeta Tierra, pero como estabas tan ausente, pues nos fuimos al jardín. Hemos decidido acabar el día juntos en el Starbucks, ¿te vienes?-contestó éste.
-Claro, ¿y Melody?-pregunté levantándome del sofá.
-Mel se ha ido con su novio. No ha podido despedirse de ti.-contestó sonriendo.
-No tiene novio, imbécil.-dije dándole un codazo mientras éste se reía.
Subí rápidamente hacia mi habitación, cogí mi sudadera y volví a bajar. Salí de casa y sonreí al ver a Melody riendo con los demás. Me acerqué a ellos y Mel se giró para verme. Me dio un inesperado abrazo y se separó enseguida bajando la mirada colorada. Me daba gracia esa situación, los demás se miraban entre ellos confundidos y yo sonreía al ver a Mel así de feliz.
-Bueno, ¿nos vamos ya o qué?-dije para romper ese incómodo silencio.
-Sí, vámonos.-dijo Niall mientras le sonreía a Adele. Se notaba demasiado que la quería. Después tendría una pequeña charla con él.
Dicho esto, nos repartimos en cada coche, no nos costó mucho. Louis, April, Adele, Niall, Bryan y Britney se montaron en el coche de Louis. Zayn, Emily, Liam, Melody y yo nos montamos en el mío. Arranqué el coche y nos dirigimos al Starbucks más cercano del London Eye, para tener bonitas vistas. De vez en cuando miraba de reojo a Melody, en esos momentos estaba feliz de tenerla junto a mí. Me hacía sentir bien.

(Narra Emily)

Cada vez que me decía algo, un escalofrío recorría todo mi cuerpo. Me acuerdo perfectamente cuando hace apenas unos días, soñaba con conocerlo en persona, me conformaba con un simple autógrafo suyo. Aún no podía creer que estaba a su lado, que su piel rozaba con la mía. Alcé la mirada y vi que me estaba observando con una sonrisa. Le sonreí y bajé la mirada de nuevo. Vi que Melody tocaba el hombro a Harry para ponerle nervioso mientras conducía y le echaba la culpa al pobre de Liam. Zayn y yo nos reíamos de aquella situación.

(Narra April)

Me lo estaba pasando realmente genial con Louis. Bueno, en verdad con todos, pero con Louis el que más. No paraba de hacer tonterías con él y con los demás en el coche.
-¡Louis, conduce más rápido, lentorro!-grité poniéndolo nervioso. Me daba gracia que fuera tan despacio al conducir con la edad que tenía.
-¿Quieres que nos choquemos con el coche de delante o qué?-dijo señalando el coche que teníamos enfrente.
-Harry llegará antes que tú. Harry es el mejor.-contesté con una sonrisa pícara.
Dicho esto me hizo una mirada desafiante y fue más rápido. Al ver que no me hablaba pensé que se había enfadado por decir que Harry era mejor que él.
-¿No estarás enfado, verdad?-pregunté extrañada mientras bajábamos del coche.
-No. Pero yo soy mejor que Harry, ¿a que sí?-preguntó colorado. Me hizo gracia.
-Claro que sí, tonto. Venga, vamos con los demás.-dije con una sonrisa.
Entramos al Starbucks y nos sentamos en el sofá más grande que había, ya que éramos 11 personas.

(Narra Melody)

Podía decir que era uno de los mejores días de mi vida. Había conocido a los integrantes de una boyband muy conocida y a la hermana de uno de ellos. Estaba super contenta. Pedí un Frapuccino de caramelo, mi preferido, y al parecer, también el de Harry. Teníamos muchas cosas en común. Me levanté para pedir un muffin de chocolate y alguien me tocó el hombro. Me giré y vi a Harry sonriéndome.
-Mel, eh... Me-me.. ¿Me podrías dar tu número?-dijo nervioso de un tirón mientras me daban mi respectivo muffin. Reí debido a su nerviosismo y asentí con la cabeza con una sonrisa. Se lo apunté en su móvil y fuimos con los demás.
-Gracias Melody.-dijo sonriéndome. Yo le devolví la sonrisa mientras nos sentábamos.
Louis susurró algo en la oreja a Harry y éste negó con la cabeza colorado. Me picaba la curiosidad de saber qué le había susurrado, pero al fin y al cabo no era de mi incumbencia su conversación. Hablaba con Emily, April, Adele y Britney, se lo habían pasado tan bien como yo.
-Chicas, si os digo quién me gusta de los chicos, ¿prometéis no decirlo?-dijo Britney nerviosa.
-Tranquila, no diremos nada.-añadí sonriendo mientras todas asentíamos.
-Tu-tu h-hermano.-dijo susurrando rápido, pero aún así la pudimos entender.
-Lo suponía.-dije sonriendo-Y creo que tú también le gustas a él.-susurré.
-¿Tú crees?-preguntó extrañada. Todas asentimos y ella sonrió colorada.
-¿No ves cómo te mira?-dijo Adele mientras Britney se giraba y vio a Bryan mirándola. Los dos se sonrojaron y apartaron la mirada enseguida. Nosotras reíamos a carcajadas por la reacción de mi hermano, se notaba que le gustaba Brit, ya que nunca se enamoró de la chica adecuada. Era como yo, nunca tuvo suerte en el amor. 

______

Hola holita vecinito y bla bla. Bueno chicas/os, aquí tenéis el cap.13, sé que he tardado mucho en subir (quizás demasiado) pero... Estaba castigada, es lo que hay. Primero quería enseñaros algunos de los personajes, ya que hice una votación para elegir a los ganadores, tienen Tuenti y Twitter, por si los queréis agregar y tal:

April Ackles: Laia Volart Mohedano (Tuenti).
Emily Ross: @Caarla27 (Twitter).
Adele Lambert: Blanca Horan (Tuenti).
Britney Horan: Cris Coello Sanchez (Tuenti). 
Y bueno, se supone que Melody soy yo HEHEHE... 

Algunos lectores me preguntan si Louis y Liam tendrán a Eleanor Calder y a Danielle Peazer como novias en la novela, y la respuesta es NO. Así que si tenéis mas dudas como ésta, no dudéis en preguntármelo. Eso es todo, espero que os haya gustado el capítulo y que COMENTÉIS. Un beso, ¡os quiero! <3. 


viernes, abril 20, 2012

CAPÍTULO 12


Estuvimos hablando de nosotros, aunque la única que hablaba era yo, él sólo me escuchaba. Le cogí un poco de confianza, así que le conté qué me pasó con Adam. Dijo que pasara página, que encontraría a alguien mejor que él. Pero yo no pensaba lo mismo, nunca me enamoré de alguien que no fuera Adam. Siempre era Adam y nadie más que Adam. Pero tenía razón; no podía estar toda mi vida queriéndolo y pensando en él, me hizo mucho daño.
-Y bueno, eso es todo. Ahora ya sabes un poco más de mí.-dije guiñándole un ojo-¿Puedo ir al baño? Necesito cambiarme.
-Claro, ven conmigo.-contestó. Subimos las escaleras y pasamos por un pasillo dónde se encontraban séis habitaciones, supuse que cinco eran de los chicos y una de invitados. Me señaló el baño y entré. Me cambié y salí de nuevo, bajando las escaleras. Al entrar al salón me encontré a Harry hablando con una chica. Tenía el pelo largo y rubio, con unos ojos azules cristalinos. Era muy guapa.
Cuando Harry se dio cuenta de mi presencia, se giró y me sonrió.
-Melody, esta es Britney, Britney, esta es Melody.-dijo éste.
-Encantada Melody, yo soy la hermana de Niall.-Nos saludamos con dos besos.
-Igualmente Britney.-le contesté con una sonrisa. No sabia cuál de ellos era Niall.
-Niall es el rubio.-dijo Harry riéndose. De los cinco sólo conocía a Harry.
-Ah, ya decía yo que me sonaba.-contesté sonrojada. Fuimos los tres al jardín.
-¡HA VENIDO BRITNEEEEY!-gritó Harry en la entrada. Todos levantaron la vista y la saludaron, incluso las chicas. Parecía que ya se habían acostumbrado a estar rodeadas de sus ídolos. Mi hermano quedó boquiabierto al verla, no paraba de observarla de reojo y ésta más de lo mismo. Estuve todo el rato hablando con Brit, era majísima. Me fijé en la hora y nos teníamos que ir a comer.
-Chicos nos tenemos que ir. Es la hora de comer.-dije gritándolos. Las chicas y mi hermano se quejaron y siguieron jugando en la piscina con los demás.
-Podéis comer aquí, por nosotros ningún problema.-dijo el moreno sonriendo.
Y así hicimos, salieron de la piscina y se secaron todos para ir a comer.
-¿Quién cocina?-pregunté mientras me sentaba en el sofá con los demás.
Los chicos y Britney señalaron a Harry, las chicas me señalaron a mí. Reí a carcajadas, y Harry más de lo mismo.
-¿Sabes cocinar?-pregunté a Harry mientras los dos nos dirigíamos a la cocina.
-Claro, y seguro que mejor que tú.-dijo con una sonrisa un tanto pícara.
-Eso ya lo veremos.-dije guiñándole un ojo con cara desafiante.
Abrí la nevera y eché un vistazo a los cajones de plástico, estaban llenos de zanahorias.
-¿Vivís sólo de zanahorias o qué?-pregunté a Harry riéndome mientras éste ponía a hervir el agua en una olla.
-Louis, que está obsesionado con las zanahorias y nos obliga a comer 3 al día.-dijo sonriendo. Reí a carcajadas. ¿Uno de ellos obligaba a los demás comer 3 zanahorias al día? Esto era nuevo para mí.
-Y bueno, ¿qué hacemos de comer? En la nevera sólo hay bebidas y... Zanahorias.-dije aguantándome la risa.
-Pues he pensado en hacer raviolis a la carbonara, ¿sabrás hacer el relleno?-contestó moviendo las cejas hacia arriba y abajo.
-Pues claro.-dije con cara desafiante.
Dicho esto nos pusimos a cocinar. Él me tiraba harina de vez en cuando y yo me vengaba cuando se giraba, y así toda la hora. Me lo pasé bien cocinando con él. El rubio, de vez en cuando entraba en la cocina para averiguar qué cocinábamos, pero Harry no lo dejaba, me daba pena. Al acabar, preparamos la mesa y gritamos a que vinieran todos a comer. Pusimos la gran bandeja de raviolis en la mesa y todos se sentaron.
-Vaya, eres toda una profesional en la cocina, Melody. Tendrás que darme clases de cocina.-dijo el de tirantes sonriendo. Todos reímos y empezamos a comer.
-¿Quién recoge la mesa?-preguntó Harry levantándose de la mesa.
Yo señalé a April y todos me imitaron. Ella me miró con cara desafiante mientras yo reía a carcajadas. Me senté en el sofá y Harry se sentó a mi lado. Le sonreí y le dije que me enseñara los nombres de cada uno de los chicos, no quería seguir llamándolos por sus aspectos. Me los aprendí, pero a veces me confundía y Harry se reía de mí.
-Chicos, ¿hacemos algo con lo que nos podamos entretener?-dijo Harry gritando a los demás.
-¿Karaoke?-preguntó Liam con una sonrisa.
Todos asintieron y Zayn enchufó los micrófonos en la gigantesca televisión del salón. Cuando estuvo todo preparado para empezar a cantar, las chicas se sentaron a mi lado y me preguntaron si iba a cantar, sabían que me daba corte cantar delante de la gente, por lo que negué con la cabeza.
-¿Quién empieza?-preguntó Louis con los micrófonos en la mano.
-¡YO!-gritó Niall agarrando con fuerza el micro y dándole al play. Sonó “Stereo Hearts de Gym Class Heroes” a toda ostia y empezó a cantar. Tenía una voz muy dulce y a la vez agradable de escuchar. Cuando acabó, todos aplaudimos y esta vez le tocó cantar a Zayn.
-Emily, ¿me acompañas?-dijo mirándola con una sonrisa. Ella se sonrojó y asintió con la cabeza. Cogieron un micrófono para cada uno y empezó a sonar “With You de Chris Brown”. Yo sabía que a Emily le encantaba esa canción, esperaba a cantarla con el chico de sus sueños, que en este preciso momento estaba a apenas cinco centímetros de distancia. Él la cogió por la cintura mientras mi hermano silbaba y los demás hacían “UUUUUH”. Acabaron, se miraron sonrojados y se sentaron en su respectivo sitio mientras los demas aplaudían. Se notaba a leguas que estaban enamorados.
-¡Ahora yo! ¿Alguien que quiera un poco de marcha?-dijo Louis dando un salto de su sitio. Miró a April y le hizo un gesto para que se acercara a él. Louis puso cara de cachorrito para que cantara con él y al final April aceptó. Sonaba “ Party Rock Anthem de LMFAO ft Lauren Bennett”, se pusieron a cantarla, aunque más que cantar hacían tonterías. Todos reíamos a carcajadas por los gestos de Louis. Parecían dos locos recién salidos del manicomio. Cuando acabaron, aplaudimos y le tocó cantar a mi hermano, él era más de Hip-Hop que de música romántica y marchosa, así que eligió la canción “Candy Shop de 50 Cent”.
-¿Puedo cantarla contigo? ¡Me encanta Candy Shop!-dijo Britney con una sonrisa.
-Claro, ven aquí preciosa.-Ésta se sonrojó y se puso a su lado. Mientras cantaban, Liam y Harry iban haciendo Beatbox. Me hacía gracia cuando Bryan hacía gestos de rapero, parecía uno profesional. Cuando acabaron, aplaudimos y le tocó a Liam. Sonó “Moves Like Jagger deMaroon 5 ft Christina Aguilera” y comenzó a cantar. Me encantaba su voz, era tan sexy. En la parte de Christina Aguilera cambiaba la voz, sabía manejarla bien. Cuando acabó todos me miraron a mí.
-¿Y tú no cantas Melody?-preguntó Liam sentándose en el sofá.
-No, no me gusta cantar en público.-respondí con la mirada hacia abajo.
-Pero nosotros somos tus amigos, no tengas vergüenza anda.-dijo Niall comiendo una bolsa de patatas. Negué con la cabeza.
-¿Quieres cantar conmigo?-preguntó Harry poniéndome su mano encima de la mía. Me puse nerviosa y él lo notó. Apartó su mano y se levantó.-Vamos Mel, hazlo por mí.-dijo con cara de cachorrito arrodillándose.
-Está bien. Pero con una condición-todos asintieron-Si os reís de mí paro de cantar y no os hablo nunca más.-terminé con cara desafiante. Asintieron otra vez y Louis dio al play. Sonaba “Incomplete de Backstreet Boys”. Harry cogió de mi mano cuando empecé a cantar, su tacto me transmitía seguridad, calma y protección. Me encantaba esa sensación, nunca había sentido algo así por nadie.

*I’ve tried to go on like I never knew you 
I’m awake but my world is half asleep 
I pray for this heart to be unbroken 
But without you all I’m going to be is incomplete.*

Como decía la canción, yo me sentía incompleta. Faltaba algo dentro de mí. Un sentimiento, una sensación, alguien que me hiciera feliz de verdad. 

_______
Bueno cielines, lo de siempre, perdón por tardar en subir. Estoy super estresada con el instituto, y no me da tiempo a escribir ni a subir. Espero que os haya gustado el capítulo. Comentad por favor. Cualquier comentario me sirve, darme vuestras opiniones y críticas, sean buenas o malas. Así intentaré mejorar la novela:).  Los que no me tengan en Tuenti y/o Twitter y queréis que os avise cada vez que suba un capítulo, dejadme un comentario abajo y os agrego. 
¡OS QUIERO! <3